Pastéis de nata

Pastéis de nata

Los pastéis de nata o pastéis de Belém son una especialidad muy afamada de la gastronomía portuguesa. Consisten en unas tartaletas de masa de hojaldre rellenas de crema que se hornean bien doradas y se sirven, tanto templadas como frías, con azúcar glass y/o canela en polvo por encima. Su origen se remonta a las monjas del monasterio lisboeta de la orden de los Jerónimos (Mosteiro dos Jerónimos de Santa María de Belém), situado en el barrio de Belém, del que toman su nombre oficial. La receta original es secreta, aunque está hecha a base de yemas de huevo, leche y azúcar como ingredientes principales. Se cree que el pastel surgió a partir de las yemas de huevo sobrantes de utilizar las claras para clarificar la cerveza artesana.

Pastéis de nata 2

La forma de preparar el hojaldre es la tradicional que se emplea para elaborar los pastéis en la cocina portuguesa, enrollándolo sobre sí mismo y cortando después pequeñas porciones. También es típico derretir el azúcar en un poco de agua para obtener un jarabe antes de añadirlo a la crema; como suelo tener ya hecha la panela líquida, que no es otra cosa que azúcar derretido aunque espeso, es lo que utilicé. Para hacer la versión vegana, se pueden utilizar cualquier leche y nata vegetales; yo usé de arroz por eran las que tenía a mano. Además eché harina de maíz (o si no maicena, lo que prefiráis) y sal kala namak, para darle textura y sabor de huevo respectivamente. La sal kala namak, o sal negra, es una sal de origen volcánico procedente de India con un sabor y un olor sulfuroso muy similar a la yema de huevo, debido a su contenido en compuestos de azufre. No es imprescindible esta sal para los pastéis, aunque le da un punto muy logrado, pero si no se tiene se puede echar sal normal.

Pastéis de nata 3

En un principio, pensaba hacer la receta de pastéis sem nata, la única versión vegana que encontré, en el blog Seitan is my motor. Aunque después curioseé otras recetas no veganas para ver si podía acercarme más al sabor clásico, y al final acabé haciendo un batiburrillo dándole mi toque personal. En cuanto al resultado, no puedo comparar con el pastel original, aunque lo que sí puedo asegurar es que está buenísimo (y también que es bastante contundente). Así que me doy totalmente por satisfecha, ya que no probaré la versión ovo-lacto cuando la vea dentro de poco… ¡sí, habéis adivinado, vamos a Lisboa de vacaciones! Y también pasaremos por mi querido botxo botxito, por supuesto. Sólo me queda desearos un feliz verano, ¡nos vemos a la vuelta!
250 gramos hojaldre
200 mililitros nata de arroz
250 mililitros leche de arroz
100 gramos panela líquida
30 gramos harina de maíz
1/2 rama canela
1/2 limón, corteza
1/4 cucharadita sal kala namak
canela en polvo
Separar medio vaso aproximado de leche para diluir la harina de maíz. Poner en un cazo a fuego medio el resto de la leche, la panela líquida, y los trozos de canela y de corteza de limón. Cuando esté bien caliente, añadir poco a poco la harina de maíz disuelta en leche mezclando bien continuamente para que no se formen grumos. Echar la nata y seguir removiendo para que no se pegue, hasta que reduzca un poco (la consistencia es similar a una crema pastelera). Por último, retirar la canela y el limón, apagar el fuego e incorporar la sal; volver a mezclar. Dejar enfriar.
Extender la lámina de hojaldre y enrollarla sobre sí misma por el lado más largo (como un brazo gitano). Cortar el rollo en 12 trozos de unos 2 ó 2’5 centímetros, y hacer una bolita con cada uno. Forrar moldes metálicos individuales (o de silicona) con cada bolita, estirando fina la masa y dejando los bordes superiores un poco más gruesos. Rellenar la masa con un par de cucharadas de la crema (unos 2/3 del hojaldre, para que no se desborde luego). Precalentar el horno a 250º C y hornear durante unos 15 minutos, hasta que se doren los bordes del hojaldre y se tueste la crema. Dejar enfriar sobre una rejilla, y desmoldar. Servir templados o fríos, con canela espolvoreada por encima.
About these ads
Esta entrada fue publicada en 14. Dulces y Postres y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Pastéis de nata

  1. AniMayo dijo:

    Joder, y yo ahora a dieta líquida! xD Me comería un puñao de esos!!

  2. Judzilla dijo:

    Has conseguido que me entre un hambre irremediable! jajaja
    Te han quedado geniales :)

  3. María dijo:

    Hola!!! pones el horno arriba y abajo, no? Gracias!!!! yo probaré con leche y nada de soja a ver qué tal…

  4. Nina Maguid dijo:

    Nihacc, eres una bruja! Cuando voy a la Casa portuguesa de Barcelona no me puedo resistir a esos pastelitos y ahora que me voy a Portugal sé que tampoco lo haré, pero a la vuelta dejaré de pecar gracias a tu versión vegana :). Genia, que eres una genia!
    Gracias y un beso ♥

    • Nihacc dijo:

      ¡Ay, Nina, tú vas y yo acabo de volver! Pues tengo muchas ganas de que alguien que haya probado los originales me cuente a ver si están logrados, así que ya sabes :) Buen viaje y pásalo muy bien, ¡besos!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s