Hummus de garrofón

Hummus de garrofón

Hummus de garrofón, que no de garrafón… aunque tampoco estaría nada mal tener un garrafón lleno de hummus, ¿verdad? Cuando hice el hummus de judía mungo, David de ¡Vive la salud! me recomendó probar también el hummus de garrofón (¡gracias!). Por aquí no ha sido fácil de encontrar esta legumbre, y al final sólo di con ella en la sección de congelados… pero bueno, al menos así lo hemos podido probar. Es otra manera de variar este plato tan clásico, aprovechando ya de paso para incluir otras legumbres en la dieta, y además está bien rico.
200 gramos judías garrofón (congeladas)
1 vaso agua
1 cucharada tahini (pasta de sésamo)
1 cucharada zumo de limón
1 diente de ajo
1 cucharadita perejil picado
1/2 cucharadita comino molido
pimentón dulce
aceite de oliva virgen extra
Cocer los garrofones al vapor durante unos 15 minutos, hasta que estén tiernos. Triturar en la batidora junto con el resto de ingredientes (agua, tahini, zumo de limón, ajo, perejil y comino). Decorar con especias al gusto (por ejemplo, perejil y pimentón) y un chorrito de aceite de oliva, y servir con crudités o pan (en este caso, de trigo sarraceno con pipas) para untar.
Publicado en 02. Quesos y Patés | Etiquetado | 10 comentarios

Café Momo (Zaragoza)

Momo

C/ Santa Teresa de Jesús, 28. 50006 Zaragoza.
976 24 11 20
http://elrincondemomozgz.blogspot.com.es/
https://www.facebook.com/elrincondemomocafes
Cafetería con libros que ofrece opciones veganas: leche de soja, tartas / bizcochos caseros, zumos naturales, infusiones, desayunos… Abierto de lunes a viernes de 8:00 a cierre (mínimo 00:00), sábados de 9:00 a cierre, y domingos de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a cierre.
Momo 2Café con leche de soja (1’10 €) & bizcocho vegano de plátano y chocolate (2 €)
Momo 3Zumo natural de naranja, zanahoria y frutos del bosque (3 €)

Momo 4

Publicado en Guía gastronómica | 2 comentarios

Tarta de naranja (Veganiza al chef)

Tarta de naranja

Esta es mi propuesta para el evento Veganiza al chef de este mes de febrero, en el que versionamos la tarta de naranja con merengue de Sergio Fernández. Para la base he hecho una masa casera con harinas de arroz y sarraceno; he utilizado un plátano maduro y maicena (en lugar de harina de maíz) para sustituir la consistencia de los huevos en el relleno de la tarta, y también he puesto unas bolitas dulces de manteca de coco sustituyendo al merengue horneado de la receta original. Y todo ha resultado mejor de lo que pensaba… no las tenía todas conmigo, pero tanto la base como el relleno han aguantado el tipo como unos campeones. No sólo eso; además, está rica… muy frutal y con un interesante toque de especias.

Tarta de naranja 2

100 gramos harina de trigo sarraceno
100 gramos harina de arroz integral
4 cucharadas aceite de oliva virgen extra
4 cucharadas sirope de agave
50 gramos maicena
25 gramos sirope de agave
500 mililitros zumo de naranja natural
1 plátano maduro
1 cucharadita canela en polvo
1 anís estrellado
15 gramos manteca de coco
1 cucharadita sirope de agave
Para hacer la base de la tarta, mezclar en un bol las harinas de sarraceno y arroz con las cuatro cucharadas de aceite y de agave. Amasar con las manos hasta formar una masa homogénea. Forrar con esta masa la base y los bordes de un molde (yo usé uno de silicona), apretando bien para que quede compacta. Reservar.
Echar en una cazuela pequeña la maicena, el agave, el zumo de naranja, el plátano troceado y la canela; batir con la batidora. Añadir el anís estrellado. Cocer a fuego lento hasta que espese (más o menos como unas natillas), removiendo para que no se pegue ni se formen grumos. Retirar el anís estrellado. Verter sobre la masa base y hornear 15 minutos a 150º C, hasta que se doren los bordes de la masa. Dejar enfriar totalmente y desmoldar.
Para la decoración, ablandar la manteca de coco a fuego muy suave, y mezclar con la cucharadita de sirope; rellenar tres moldes de bombones y dejar que se solidifiquen. Colocar sobre la tarta.
Publicado en 14. Dulces y Postres | Etiquetado | 7 comentarios

Tempeh de garbanzos marinado

Tempeh de garbanzos marinado

El tempeh es una proteína vegetal originaria de Indonesia que es resultado de la fermentación de legumbres de soja, lo que la hace más digestiva y nutritiva, además de poseer una textura firme y un sabor muy intenso.
Aparte de su elaboración tradicional con soja, también había visto que existía de garbanzos pero no lo había encontrado hasta ahora. Para mi gusto, tiene un sabor más agradable (recomendado para quienes no les gusta el de soja) e incluso un olor como a curado. Me ha parecido algo más blando al manejarlo, aunque también queda más uniforme (parecen más unidas las legumbres). En definitiva, un gran descubrimiento.
125 gramos tempeh de garbanzos (Vegetalia)
1 cucharada aceite de oliva virgen extra
2 cucharadas vinagre de manzana
1 cucharada tamari
1 cucharada sirope de agave
1 cucharadita pimentón ahumado
1/2 cucharadita orégano
Cortar el tempeh en lonchas finas y repartirlas en un recipiente hondo. Mezclar el resto de ingredientes y verter por encima. Dejar marinar toda la noche (mínimo un par de horas, aunque mejor toda la noche). Hacer el tempeh a la plancha hasta que se dore, y servir (es ideal para rellenar bocadillos).
Publicado en 11. Legumbres | Etiquetado | 14 comentarios

Cocina de Nihacc, ahora sin gluten

Pan sin glutenPan sin gluten, con mi recién estrenada panificadora
Como seguramente ya os habréis fijado, en los últimos meses he estado publicando sólo platos sin gluten e incluyendo etiquetas “sin gluten” o “SG” en las recetas. El motivo es sencillo. No se trata de una moda ni de una nueva dieta. De un tiempo a esta parte el gluten me ha ido sentando cada vez peor.
He intentado conseguir un diagnóstico de intolerancia al gluten (enfermedad celiaca o celiaquía), sin éxito. Tras acudir muchas veces al médico para tratar de hacerme una analítica de anticuerpos y un estudio genético, o de conseguir un volante para el digestivo, desistí. Mi salud, y mi ánimo, se estaban resintiendo. Así que dejé el gluten por mi cuenta (y con asesoramiento de dietista). A los pocos días, mis síntomas (gastrointestinales y otros) comenzaron a mejorar… y tras un par de semanas la diferencia era notable. Además, tuve la “suerte” de pasar por un par de intoxicaciones accidentales en las que los síntomas volvieron temporalmente y a lo grande. Al final, opté por hacerme por mi cuenta un estudio de predisposición genética (más info aquí, e info general aquí), que salió positivo y con un riesgo moderado-alto de desarrollar la EC.
En resumen, que a partir de ahora, y a no ser que se demuestre lo contrario, mi cocina será sin gluten (sin TACC: Trigo, Avena, Centeno y Cebada) además de vegana. Espero seguir compartiendo muchas aventuras y desventuras en esta nueva andadura culinaria.
Publicado en Varios | 23 comentarios

{RNC} Crema batida de karité y rosa mosqueta

Crema batida de karité y rosa mosqueta

Tanto los aceites como las mantecas vegetales pueden aplicarse directamente sobre la piel, aunque como las mantecas tienden a solidificarse a temperatura ambiente pueden resultar más incómodas. Por eso, una solución sencilla, práctica y agradable es hacer una crema batida de manteca con aceite, ya que al enfriarse no solidifica tanto debido al contenido en aceite de la mezcla. Queda muy suave al tacto, y se reparte y se absorbe perfectamente. La proporción puede rondar desde un 60-75% de manteca/s (karité, cacao, coco…) y un 40-25 % de aceite/s (almendra dulce, rosa mosqueta, aguacate, jojoba…), adaptando y mezclando ingredientes según lo que que necesitemos. También se podrían añadir aceites esenciales en un 1-5% de la cantidad de aceites empleados, echándolos en frío antes de batir la crema para que conserven sus propiedades. Además, como no lleva nada de agua, se conserva estupenda durante mucho tiempo.
En esta ocasión quería hacer una crema hidratante y regeneradora, por lo que elegí manteca de karité y aceite de rosa mosqueta. También le añadí un poco de aceite de semilla de albaricoque, que es rico en vitamina E (antioxidante) y especialmente indicado para pieles sensibles. Es ideal para usar como crema facial de noche (el aceite de rosa mosqueta es fotosensible, no hay que dárselo antes de exponerse al sol), tras el afeitado o la depilación, corporal para después de la ducha o para después de tomar el sol, para prevenir o tratar estrías (pubertad, embarazo) y cicatrices, para pieles secas (manos, codos, rodillas, pies)…
75 gramos manteca de karité
24 gramos aceite de rosa mosqueta
1 gramo aceite de semilla de albaricoque
Ablandar la manteca de karité en un recipiente (por ejemplo, de cristal; no metálico) al baño maría y a fuego muy bajo, removiendo con una cuchara de madera. Retirar del fuego, añadir los aceites y mezclar bien. Dejar enfriar unos pocos minutos (en la nevera o introduciendo el recipiente en otro más grande con hielos) hasta que empiece a espesar y oscurecer (de transparente a amarillento). Batir suavemente con la batidora de mano (mejor si es de varillas, quedará más esponjosa) hasta que la mezcla se vuelva blanca y consistente como mousse o nata montada (si es necesario porque está líquida, repetir el paso de enfriar la mezcla y volver a batir). Verter en recipientes de cristal esterilizados y cerrar.
Publicado en {RNC} | Etiquetado | 4 comentarios

Brownie de alubia negra

Brownie de alubia negra

Son muchas las recetas que he visto de brownie hecho con alubias negras. Parece mentira que se pueda hacer un postre con legumbres, ¿verdad? Pues no sólo es cierto sino que además está delicioso. Al final me he basado en esta receta de Minimalist Baker y la he tuneado un poco a mi gusto.

Brownie de alubia negra 2

400 gramos alubias negras cocidas (200 gramos alubia seca aprox.)
2 cucharadas semillas de lino molidas + 5 cucharadas agua
6 cucharadas aceite de oliva virgen extra
175 gramos sirope de agave
70 gramos cacao puro en polvo
1 cucharadita levadura en polvo
1 cucharadita bicarbonato
30 gramos nueces
Dejar en remojo con agua las alubias el día anterior; escurrir, pasar por agua y cocer al vapor hasta que estén bien tiernas. Mientras tanto, mezclar las semillas de lino molidas con el agua y dejar reposar unos 15-20 minutos para que se liguen. Triturar todos los ingredientes, excepto las nueces, con la batidora (cuando más fina quede la masa, mejor). Extender la masa en un molde de silicona (o uno metálico o de cristal aceitado) lo suficientemente grande como para que el bizcocho quede de unos pocos centímetros de grosor. Incrustar en la superficie las nueces troceadas. Hornear a 180º C durante 35-40 minutos. Dejar enfriar completamente, desmoldar y cortar en cuadraditos.
Publicado en 14. Dulces y Postres | Etiquetado | 13 comentarios