Castañas asadas

Si hay un recuerdo entrañable de la infancia que guarde en la memoria es el de merendar castañas asadas en casa durante las tardes de otoño. Nos las preparaba mi madre en una lata de metal grande y con el fondo agujereado en el fuego de la cocina, luego las tapaba con un trapo para que no se enfriaran y las servía en cucuruchos de papel de periódico. Aún hoy en día seguimos compartiendo y disfrutando de esta delicia en casa, ahora ya hechas en la sartén aunque igual de buenas y calentitas.
250 gramos castañas
Hacer un pequeño corte en la cáscara de cada castaña con un cuchillo (para evitar que exploten al calentarse y también para pelarlas luego más fácilmente).
Poner las castañas en una sartén a fuego fuerte durante unos 30 minutos, moviendo bien la sartén cada poco rato para que se tuesten bien por todos lados y no se quemen.
Cuando se vea a través del corte que están bien hechas por dentro, retirarlas del fuego y envolverlas en un trapo o un papel para que conserven el calor. Apretarlas un poco con las manos de modo que se agriete la cáscara, lo que facilitará pelarlas. Pelar, y comer calientes.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en 14. Dulces y Postres. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s