Empanada de lombarda y champiñón

Además del clásico bocadillo de tortilla de patata, la empanada es una de las cosas típicas que hacía mi madre en casa para salir de excursión, y con mucho arte por cierto. Hacía ya algún tiempo que quería aventurarme a preparar una empanada sin gluten, y el evento CSC#4 sobre picnic ha sido la excusa perfecta. Como ingredientes para el relleno he aprovechado la última media col lombarda de la cesta ecológica y unos champiñones. La masa ha quedado fina y resistente, y el interior jugoso y muy rico… no han sobrado ni las migas.

250 gramos harina de trigo sarraceno (y un poco más para trabajar la masa)
125 mililitros agua templada
1/2 taco levadura fresca (12 gramos aprox.)
2 cucharadas aceite de oliva virgen extra
200 gramos col lombarda
4 champiñones grandes
1 diente de ajo
mezcla de pimientas (“5 bayas”)
leche vegetal (soja)
Disolver la levadura en el agua. Echar la harina en un bol, hacer un hueco en medio y verter ahí el agua con levadura y el aceite. Ir mezclando poco a poco todo con una cuchara hasta que quede una masa uniforme. Cubrir el bol con un trapo y dejar reposar un par de horas.
Dividir la masa en dos. Estirar una mitad con un rodillo enharinado sobre un papel antiadherente, añadiendo más harina si fuera necesario para que no se pegue. Picar la col lombarda y distribuirla por encima de la masa extendida, dejando libre un par de centímetros a lo largo del borde. Colocar encima los champiñones laminados y sazonar con ajo rallado y pimientas recién molidas. Colocar la otra masa ya estirada por encima y sellar ambos bordes. Mojar un pincel de silicona en leche vegetal (yo usé de soja) y pintar la superficie de la empanada. Hornear en el horno precalentado a 180º C durante 45 minutos. Servir caliente o fría.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en 13. Rellenos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Empanada de lombarda y champiñón

  1. Nina Maguid dijo:

    Me ha encantado por dos motivos: uno es que no se me ocurren muchos usos para la lombarda, y el otro es que ya estoy cansada de llevar bocadillos cuando vamos al campo.
    Y tu comentario (“La masa ha quedado fina y resistente, y el interior jugoso y muy rico…”) me ha dado hambre aunque acabo de comer.
    Será hecha!
    Besitos.

    • Nihacc dijo:

      ¡Gracias, Nina! A mi me suele pasar lo mismo, que no sé qué hacer con la col lombarda, por eso se había quedado la última de la cesta 🙂 Y la verdad es que me ha sorprendido lo buena que queda dentro de la empanda. Ya me dirás qué te parece. ¡Besos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s