Bizcocho de ciruelas rojas

Hoy hemos estado en Pamplona. Después de comer la mar de bien el rico menú vegano en el restaurante Larraisko (Alberto: gazpacho casero y tostadas de hummus, ragut de seitán con hongo negro; yo: wok de verduras, pastelitos de avena con salsa de zanahoria; y sorbete de fresas de postre para ambos), ya de vuelta para Zaragoza, hemos parado un momento en una estación de servicio. Cuando me he ido a sentar a la sombra de unos árboles con un libro en la mano, he visto que el suelo estaba lleno de pequeños frutos rojos caídos: “¡cerezas!” He mirado hacia arriba y he visto tres árboles de hojas rojas repletos de frutos. No eran cerezas, sino ciruelas rojas pequeñas, del tamaño de una cereza; hasta que no he abierto una para ver la pulpa y el hueso y para olerla no he sabido identificarlas. Pues, pensando en la de cosas ricas que se podían hacer con ellas, he echado unas cuantas fotos, he sacado una bolsa reutilizable que siempre llevo encima por si acaso y me he puesto a recoger ciruelas maduras del suelo. En esto estaba yo cuando aparece un trabajador de la estación de servicio y me saluda… yo ya pensaba que me iba a decir que no podía coger esas ciruelas, pero el hombre me ha preguntado si sabía qué tipo de árbol y de frutos eran aquellos porque no sabían si eran o no comestibles, y como me había visto fotografiar y recoger pensaba que podía estar catalogándolo o algo parecido.

Para estar segura, he buscado luego en internet y he descubierto en el foro de Infojardín, gracias a alguien que tuvo la misma duda, que se trata efectivamente de un ciruelo rojo: Prunus cerasifera, para ser exactos. Su sabor es un poco ácido, como luego he podido comprobar, aunque están buenas. Parece ser que es una variedad no comercial que se suele utilizar para injertar otras variedades de ciruelos.

Al final he cogido casi kilo y medio, así que se me ha ocurrido hacer un bizcocho utilizando medio kilo y emplear el resto para mermelada (como sugería un usuario en el foro de Infojardín). Y ¿qué mejor ingrediente local y de temporada para la propuesta dulce del CSC#6 que estas ciruelas salvajes recogidas a mano?
500 gramos ciruelas rojas
400 gramos harina de trigo sarraceno
400 mililitros agua / leche vegetal
1 taco levadura fresca prensada
2 cucharadas aceite de oliva virgen extra
4 cucharadas sirope de agave
Echar la harina en un bol grande, hacer un hueco en medio y verter el agua (o la leche vegetal; yo usé agua porque no tenía leche) con la levadura disuelta en ella. Añadir el aceite y 3 cucharadas de sirope, e ir mezclando poco a poco hasta que la masa resulte uniforme. Deshuesar y picar un poco más de la mitad de las ciruelas, incorporarlas y mezclar. Volcar la masa sobre un molde de silicona (o uno metálico engrasado), cubrir con el resto de ciruelas sin hueso partidas por la mitad boca abajo, y repartir por encima otra cucharada de sirope (para que se caramelice la superficie). Hornear media hora a 200º C. Desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en 14. Dulces y Postres y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Bizcocho de ciruelas rojas

  1. Que facil!!!! Y tiene que estar muy muy bueno! Mmm!

  2. Pingback: Conociendo a Noemí Iza.

  3. Pequeña dijo:

    ¿Quedará bien con cerezas deshuesadas en almíbar? Quiero colaborar con una tetería vegana que se hará de Igualdad animal en Sevilla, y quiero hacer algo que quede bonito y vistoso,..¡¡y rico!!

  4. Pequeña dijo:

    Fue un desastre 😦 Las cerezas en almíbar que compró mi madre estaban malísimas, le dio un toque suuuper amargo, estaba incomible. La próxima vez lo haré con cerezas o ciruelas , naturales, seguro que como tu lo hiciste estaba buenísimo, pero te recomiendo que no compres nunca las ciruelas en almíbar del Aldi, están malísimas. Menos mal que lo hice la semana pasada, para el evento de la teteria no me dio tiempo a preparar nada porque tuve clases, aunque pude asistir por la tarde y lo pasamos muy bien, ya subire el post. Un abrazo, nos vemos en veganiza al chef, con la proposición de noviembre. Besos!!!

  5. Pingback: Conociendo a Noemí. | Mi vida con un vegano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s