{RNC} Jabón de aceite de oliva y romero

Jabón de aceite de oliva y romero

¡Mi primer jabón artesano! Tenía muchas ganas de intentarlo desde hace tiempo, y después de curiosear por un montón de blogs y recetas me he quedado impresionada con la página Mendrulandia, de la que he sacado la receta básica de jabón de aceite con saponificación en frío. También le he añadido hidrolato de romero de mi maceto-huerto, que he destilado al vapor de agua de modo casero. Se recomienda emplear agua destilada para hacer jabón cosmético (puede comprarse, junto con la sosa, en droguerías y en algunos supermercados), aunque sirve el agua normal para el jabón de fregar platos o lavar ropa. Con estas cantidades ha salido un bloque de algo más de 700 gramos, que he repartido en 16 pequeñas pastillas de unos 50 gramos.

Jabón de aceite de oliva y romero 2

Ingredientes para el jabón:
500 gramos aceite de oliva virgen extra (ecológico)
62 gramos sosa caústica (mínimo 99% de hidróxido sódico)
160 gramos agua destilada (fría o a temperatura ambiente)
Equipo de protección:
gafas de protección (para evitar salpicaduras a los ojos)
guantes de látex (para evitar salpicaduras a la piel)
delantal (para evitar salpicaduras a la ropa)
mascarilla (para evitar inhalar vapores)
Utensilios:
3 recipientes (acero, vidrio o plástico resistente)
1 báscula de precisión
1 cuchara o pala de madera (exclusiva para hacer jabón; no reutilizar para otra cosa)
1 batidora de mano
1 molde (silicona, madera o plástico resistente) o varios pequeños
1 cucharón (opcional, para verter el jabón en moldes pequeños)
1. Pesar el aceite, la sosa y el agua destilada en tres recipientes por separado (yo usé uno grande de acero para el aceite y dos de vidrio para lo demás).
2. Echar poco a poco y con cuidado la sosa sobre el agua, removiendo suavemente con la cuchara de madera (¡muy importante!: no hacerlo al revés porque por la reacción química aumenta mucho la temperatura, y así puede salpicar y quemar la piel o la ropa; por eso también hay que protegerse bien).
3. Después de haber disuelto toda la sosa en el agua (no deben quedar posos, porque comprometerían la calidad del jabón y además podría resultar tóxico), dejar reposar unos minutos hasta que pase de tener un aspecto blanquecino a uno totalmente transparente.
4. Verter la lejía (así se llama a la mezcla de sosa disuelta en agua) sobre el aceite, y mezclar bien con la cuchara de madera.
5. Retirar la cuchara, y comenzar a batir con la batidora suavemente (con cuidado de no salpicar) durante un buen rato hasta obtener la traza (es la consistencia espesa en la que se podría “escribir” porque se quedan las marcas de los surcos que vamos haciendo).
6. Incorporar entonces el hidrolato de romero (así conserva mejor sus propiedades) y volver a mezclar completamente con la cuchara de madera. Si no se añade, omitir este paso sin más.
7. Verter sobre un molde (yo empleé uno de silicona para desmoldar más fácilmente), alisar un poco la superficie con la cuchara, y decorar con hojas de romero (esto último es opcional).
8. Dejar solidificar durante unas 48 horas, desmoldar con cuidado y cortar en pastillas. Por último, guardar durante 4 a 6 semanas en un lugar fresco y seco para que se termine de “curar”.
Esta entrada fue publicada en {RNC} y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a {RNC} Jabón de aceite de oliva y romero

  1. Cigi dijo:

    Hola,
    Dos preguntas:
    Si no se hecha hidrolato de romero, ¿habría que complementar con agua al principio?
    Y, ¿qué propiedades aporta al jabón el hidrolato de romero?

    Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s