Tetería El Bosque (Huesca)

Tetería El Bosque

C/ Rafael Gil 9, 22003 Huesca.
974705102 / 655067013
https://teteriaelbosque.wordpress.com/
https://www.facebook.com/teteriaelbosque
Tetería decorada con temática boscosa que ofrece una amplia carta de tés e infusiones, además de comida casera vegetariana y con opciones para intolerancias alimenticias (incluido sin gluten). El menú vegetariano del fin de semana y festivos consta de dos platos a elegir entre cinco, más pan (hay sin gluten), bebida (agua y vino) y postre, por 12 €; platos sueltos por 5 € cada uno; o menú degustación (medias raciones de los cinco platos) por 15 €. También disponen de cerveza sin gluten, de ensaladas y de pizzas vegetal y sin gluten (menú cena para dos de ensalada, pizza y agua por 13’50 €).
Tiene servicios de wifi gratuita, reservas y la posibilidad del pago con tarjeta. Además, es muy kid-friendly: trona, cambiador en el baño (de hombres; eso sí que es igualdad), vasos aptos para niños, y estaterías con peluches, libros y juegos de mesa. Abierto martes y miércoles de 17:00 a 22:00, jueves y viernes de 17:00 a cierre; y sábados, domingos y festivos de 13:30 a cierre.

Tetería El Bosque 2

Tetería El Bosque 4

Tetería El Bosque 3Menú
Tetería El Bosque 5Endivias rellenas con ceviche de mango [sin gluten]
Tetería El Bosque 6Hamburguesa vegetal con patatas
Tetería El Bosque 7Salteado de brócoli, calabaza y tofu [sin gluten]
Tetería El Bosque 8Lasaña de espinacas
Tetería El Bosque 9Arroz con verduras [sin gluten]
Tetería El Bosque 10Zumo natural de naranja y plátano [sin gluten]

Tetería El Bosque 12

Tetería El Bosque 11

Publicado en Guía gastronómica | Etiquetado , | 2 comentarios

Paté de tofu y zanahoria

Paté de tofu y zanahoria

Hoy por fin os traigo la receta que os comenté en enero. Fue nuestro entrante de la cena de nochevieja de este año pasado. Resulta que terminamos los tres el año con un virus gastrointestinal de esos que te obligan a hacer dieta en plan insípida. Y, claro, era un poco triste acabar el año sin una cena algo especial. Así que se me ocurrió mezclar un par de ingredientes que tolerábamos (zanahoria y tofu), y tuvimos este rico paté que nos supo a gloria. Lo untamos sobre unas rodajas finas de patata horneada, y quedó de lujo. Y, para rematar, brindamos con agua de limón en copa de champán.
Para una versión apta para todos los estómagos, he añadido una cucharada de aceite de oliva virgen extra. Pero no un aceite cualquiera, no. Es un aceite que nos trajeron David y Maribel (la misma Maribel que nos trajo los alcaparrones de Andújar) de los olivos que la familia de Maribel tiene en el pueblo de Jimena, Jaén. Se trata de una cosecha propia para uso familiar. Vamos, que este aceite de oliva no se vende en ningún sitio. ¿Qué os puedo decir? Un auténtico lujazo. En tostadas con tomate para desayunar está para chupar hasta el plato. Oro líquido en estado puro.
200 gramos tofu blando (1 litro de leche de soja + 2 cucharadas zumo de limón)
2 zanahorias medianas
1 cucharada aceite de oliva virgen extra
Pelar, trocear y cocer las zanahorias hasta que estén tiernas. Triturar con la batidora el tofu y las zanahorias cocidas, junto con el aceite de oliva, para lograr una mezcla homogénea. Servir untado en pan, tostadas, rodajas de patata, o con crudités. Conservar en la nevera.
Publicado en 02. Quesos y Patés | Etiquetado | Deja un comentario

Galletas de choco-plátano con nueces

Galletas de choco-plátano con nueces

Ya he contado en varias ocasiones que sigo el blog 101 cookbooks de Heidi Swanson. De hecho, es de los primeros que empecé a seguir cuando me hice vegetariana… antes de empezar el mío propio y cuando aún no se había dado el boom ‘gastronómico-blogueril’ que vivimos hoy en día. Es un blog ‘ovo-lacto’ y, aunque comparte muchas recetas veganas, hay otras que me gustan y que opto por veganizar.
Por eso, cuando vi sus chocolate puddle cookies (aparte de hacérseme la boca agua), me dije “¡esto hay que veganizarlo!”. Así que se me ocurrió emplear plátano hecho puré para sustituir al huevo como base de la receta y, ya de paso, las hacía también sin azúcar. Quedan unas galletas ligeras y delicadas… un manjar sorprendente.
50 gramos nueces
1 plátano maduro
15 gramos cacao en polvo
2 cucharadas aceite de oliva virgen extra
2 cucharadas agua
1 cucharadita levadura para repostería
Trocear las nueces y tostarlas en una sartén a fuego medio, removiendo de vez en cuando para que no se quemen; dejarlas enfriar. Machacar el plátano con un tenedor hasta hacerlo puré. Añadir el aceite y el agua; mezclar bien. Incorporar el cacao y la levadura, y volver a mezclar. Por último, echar las nueces tostadas, y remover para repartirlas por toda la masa. Coger una cucharadita de masa y extenderla ligeramente sobre un papel para horno o una lámina de silicona (la masa queda bastante líquida); salen unas 12 galletas. Hornear en el horno precalentado a 160º C durante 14 minutos. Dejar enfriar un poco, y transferirlas sobre una rejilla con ayuda de una espátula (con cuidado; al principio están muy blandas y fáciles de romper, pero al enfriar del todo adquieren más consistencia).
Publicado en 14. Dulces y Postres | Etiquetado | 6 comentarios

{RNC} Bálsamo de árnica “Cura Sana”

Bálsamo de árnica Cura-Sana

Esta es mi versión casera de un famoso producto que existe actualmente en el mercado y que toda madre, y todo padre, parece tener siempre a mano… pero sin parabenos ni, como yo los llamo, “methyl-guarrerías”. Se trata de un bálsamo anti-golpes; vamos, para chinchones y moratones de peques (y no tan peques).
Sus ingredientes activos principales son las plantas de árnica (anti-inflamatoria, analgésica y rubefaciente) y harpagofito (anti-inflamatorio y analgésico), aunque yo he añadido también caléndula (anti-inflamatoria, cicatrizante, calmante, antiséptica), que por algo es la flor maravilla. Se recomienda emplear el extracto oleoso de árnica entre el 0’5% y 5% de la fórmula, el extracto de harpagofito entre 2% a 5%, y el oleado de caléndula de 0’5% al 5%.
Y, buscando ideas para recetas caseras de cremas con árnica, di con el blog Mis patitos y yo, del que adopté la genial idea de hacer etiquetas para los envases de los bálsamos con la página Jam Labelizer. ¿A que quedan estupendas?
10 gramos extracto oleoso de árnica
5 gramos extracto de harpagofito
5 gramos oleado de caléndula
70 gramos manteca de karité
10 gramos cera de carnaúba
Derretir al baño maría la manteca de karité y la cera de carnaúba (esta última tiene un punto de fusión bastante alto; es decir, que hay que ponerlo a fuego fuerte). Apagar el fuego, añadir los extractos y el oleado, y mezclar rápidamente. Verter en recipientes limpios. Dejar enfriar antes de taparlos.
Publicado en {RNC} | Etiquetado | 4 comentarios

Bizcocho de moras

Bizcocho de moras

Esto no estaba planeado así. Mi intención era publicar una receta que, aunque en realidad formó parte de nuestra cena de nochevieja, es una receta ligera más del estilo de después de las fiestas. Pero no sé dónde se va el tiempo últimamente, así que he tirado de archivo y me he encontrado con este bizcocho que se había quedado en el olvido.
Es una variante del bizcocho de arroz integral, almendras, coco y frambuesas de Just Vegetal. Sólo que, como yo se lo hice a Alberto para su cumpleaños, en vez de frambuesas lleva moras. Porque a él le gustan las moras. Al final, lo cubrimos también con una capa de mermelada ecológica de moras y sirope de agave. Delicioso. Y, además, sano.
200 gramos harina arroz integral
50 gramos almendra molida
25 gramos coco rallado
1 cucharadita ralladura de limón
50 gramos manteca de coco
80 gramos sirope de agave
300 mililitros agua
2 cucharaditas bicarbonato
125 gramos moras
En un bol, poner el agua; y añadir y mezclar con las varillas la almendra molida, la ralladura de limón, el coco rallado, la manteca de coco rallada, y la harina de arroz. Por último, echar el bicarbonato y batir hasta lograr una masa homogénea. Verter en un molde redondo de silicona, y poner con cuidado las moras dentro de la masa aunque quedando más bien en la superficie. Hornear en el horno precalentado a 180º C durante 40 minutos. Cuando se temple un poco, desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla.
Publicado en 14. Dulces y Postres | Etiquetado | 6 comentarios

Cocina de juguete

Cocinita

Hoy os traigo algo que más que una receta es un DIY (do it yourself) o HTM (hazlo tú mismo) de bricolaje. Confieso que nunca antes había hecho nada parecido, aparte del belén y la lámpara de marquetería en el colegio. Pero… Pinterest tiene la culpa. Claro, tú ves todas esas cocinitas preciosas que madres y padres les hacen a sus peques, y te picas. Y lo peor, hacen que parezca no-tan-difícil.
Y así me lancé (nos lanzamos, porque Alberto fue engatusado animado libremente, con sus también nulos conocimientos de bricolaje) a la gran aventura de diseñar (importante) y elaborar una cocinita para mini-chef como regalo navideño de este año. Nos pusimos a ello con tiempo (¡menos mal!) y, aún así, hemos terminado este fin de semana (a falta de una balda para debajo del fregadero, detalle de última hora, que aún está secándose la pintura… ¡uf!).

Cocinita 2

Por cierto, tengo que dar las gracias (además de a Alberto; por supuesto, sin él no hubiera sido posible… ay, esto parece la entrega de los Óscars) a Iván por prestarnos la sierra caladora y las brocas, a mi hermana por el grifo (¡es un grifo de verdad!), a mi madre por hacer las cortinas (y el trapo y la manopla) y por los oportunos mandos de su horno viejo (¡también son auténticos!), y al Olentzero por las baterías y sartenes.

Cocinita 4

Aquí explico, a grandes rasgos, cómo lo hemos hecho:
1. Estantería + Bol + Grifo: Cogemos una estantería blanca barata (también se puede utilizar una vieja reciclada, pero no teníamos) y la tumbamos; esto será la base de encimera y armarios de la cocina. Hacemos un agujero con una sierra caladora y pegamos ahí el bol; ya tenemos el fregadero. Hacemos otro agujero con el taladro y fijamos el grifo.
2. Tabla: Atornillamos una tabla blanca a la estantería, que hará de pared de la cocina, y ponemos también el tablero de fondo de la estantería.
3. Especiero + Marco + Reloj + Vitrocerámica: Pintamos el especiero y el marco (que, con una foto, hará las veces de ventana) con pintura negra, y lo atornillamos (el especiero) y lo pegamos (el marco) a la tabla-pared. Con el trozo redondo de tabla sobrante al hacer el agujero para el fregadero, improvisamos un reloj de cocina: imprimimos unos números, los plastificamos con forro adhesivo y los pegamos; alrededor pegamos espuma negra anti-golpes (¡viva el reciclaje!); recortamos unas flechas de cartulina, las plastificamos; y lo atornillamos todo a la tabla-pared. Para la vitro, recortamos un rectángulo de goma EVA negra, y unos aros y círculos grises para hacer los fuegos y los mandos; plastificamos con forro adhesivo y pegamos sobre la encimera.
4. Puertas + Mandos: Atornillamos tiradores negros en las puertas del horno y de la nevera. Con la sierra caladora, hacemos un agujero rectangular en la puerta del horno (la idea original era reutilizar ese trozo y reconvertirlo en una tabla para la nevera, pero quedó demasiado “artesano”), ponemos alrededor una tira de espuma negra, y le pegamos un rectángulo de plástico transparente en el hueco (este es de la caja de un pijama). En la base de la estantería original, pegamos los mandos y las luces del horno, y embellecemos el canto con otra tira de espuma negra. Ponemos una cinta adhesiva negra en la puerta de la nevera, “dibujando” así dos puertas ficticias. Atornillamos las puertas al mueble con visagras, y les ponemos un par de trozos de velcro adhesivo blanco para que se sujeten cerradas.
5. Patas + Cortinas: Colocamos unas patas al mueble, para que no arrastre. En el hueco de la base de la estantería original, pegamos un gancho y aprovechamos el sitio para colgar trapos y manoplas. Y, por último, ponemos con velcro adhesivo las cortinas.

Cocinita 3

Hubo momentos en los que estaba convencida de que la tiraríamos por la ventana sin terminar o de que acabaría quedando una auténtica pinstruosidad. Pero aquí está, por fin, terminada. Eso sí, llena de detalles y acabados “artesanos” (¡a mucha honra!). Y nosotros, agotados aunque orgullosos (Alberto dice que le habrían puesto un sobresaliente en el colegio, ¡jajaja!). Y mini-chef, feliz con su cocinita.
Publicado en Mini-chefs | 12 comentarios

Roscón de Reyes vegano y sin gluten

Roscón de Reyes vegano y sin gluten
Cuando parecía que ya habían acabado las fiestas, llego yo con esta receta de roscón a deshora. Y es que me animé a intentar a última hora un roscón vegano y sin gluten… y, claro, me lo jugué todo a una carta haciendo cambios y adaptaciones… y salió un mazacote. Entonces, me piqué y quise volver a intentarlo. Así que este fin de semana hemos repetido roscón.
Al principio me basé en la idea del Roscón de Reyes sin gluten, sin leche, sin huevo y sin frutos secos de la página Cocina Sin. Pero quise utilizar una mezcla de harinas casera. Por eso luego tuve que adaptar las cantidades. Y también usé levadura fresca y agave en lugar de azúcar. Además, para intentar mejorar tanto el aroma y el sabor como la esponjosidad, me lancé con un prefermento… aunque se puede obviar este paso y hacerlo directamente utilizando todas las cantidades íntegras de harina, levadura y leche de soja.
Roscón de Reyes vegano y sin gluten 3Prefermento (tras 10 horas) & Masa del roscón (tras 3 horas)
¿El resultado? Diría que se pueden seguir haciendo pruebas y mejorar para futuras ediciones… pero, por el momento, es una receta que creo que merece la pena compartir. Bastante esponjoso y bastante sabroso. Eso sí, está mucho mejor si se come en el mismo día; para el día siguiente queda más seco. Veremos qué tal sale el año que viene la versión 2.0.

Roscón de Reyes vegano y sin gluten 2

250 gramos harina (185 gramos almidón de patata + 65 gramos harina de arroz)
1 cucharadita cáscaras molidas de semillas psyllium
5 gramos levadura fresca
130 gramos leche de soja
40 gramos aceite de oliva virgen extra (y más para aceitar y pincelar)
70 gramos sirope de agave
1/2 limón, ralladura de cáscara
1/2 naranja, ralladura de cáscara
10 gramos agua de azahar
Para elaborar el prefermento, disolver 1 gramo de la levadura fresca en 60 gramos la leche de soja a temperatura ambiente y mezclar con 60 gramos de la mezcla de harinas; cubrir con un trapo y dejar reposar durante toda la noche.
Al día siguiente, deshacer el resto de la levadura (4 gramos) en el resto de la leche de soja (70 gramos). Añadir las ralladuras de cáscara de limón y de naranja, y las semillas psyllium; batir con batidora de mano. Verter el aceite de oliva; volver a batir. Incorporar el sirope de agave; batir de nuevo. Echar el agua de azahar; batir una vez más. Por último, ir añadiendo el prefermento y poco a poco la mezcla de harinas restante (190 gramos), batiendo bien para que no se formen grumos y terminando de mezclar con una espátula.
Volcar la masa sobre un papel vegetal o una lámina de silicona para horno. Aceitarse las manos (queda una masa muy húmeda), y un pequeño cuenco para formar el agujero (esto último es opcional), y dar forma al roscón. Tapar la masa con un bol grande y una trapo de cocina, y dejar levar durante unas 3 horas en un lugar cálido (junto a una ventana soleada o al lado de la calefacción). Precalentar el horno a 180º C. Pincelar el roscón con aceite de oliva y decorar al gusto (en este caso: rodajas de kiwi, gajos de naranja y almendras laminadas). Hornear con calor arriba y abajo durante 15-20 minutos. Dejar enfriar sobre una rejilla. Servir recién hecho.
Publicado en 14. Dulces y Postres | Etiquetado | Deja un comentario