Aceitunas

aceitunas

Inauguro mi estación preferida del año con una receta para la preparación de aceitunas desde cero. Por estas fechas suelen verse en algunas fruterías aceitunas frescas (en algunas sólo por encargo, puedes preguntar a ver si te las traen), o si sabes de algún olivo cercano es momento de recogerlas. Así que si tienes la oportunidad te animo a que te atrevas a prepararlas caseras, porque después de probarlas ya no querrás volver a las que venden ya preparadas. Además, se pueden hacer con una salmuera que lleva menos sal o, incluso, conservarlas en aceite. Y hasta aliñarlas al gusto, ¡son todo ventajas!

aceitunas2

aceitunas
agua
sal y/o aceite de oliva
condimentos (laurel, cebolla, ajo, romero, tomillo, mostaza, pimienta, jengibre…)

Hacerles dos cortes con un cuchillo a las aceitunas, lavarlas, meterlas en botes de vidrio y cubrirlas con agua. Una vez al día, durante cuatro semanas, escurrir el agua y volver a cubrirlas con agua nueva para ir quitándoles el amargor. Después, escurrirlas por última vez (probarlas antes por si aún necesitaran una semana más) y lavarlas bien. Volver a meterlas en botes, junto con los condimentos al gusto, y cubrirlas o bien con salmuera (por cada litro de agua disolver 50 gramos de sal) más un chorrito final de aceite o bien sólo con aceite de oliva (este aceite quedará muy sabroso para aliñar ensaladas). Cerrar bien los botes; se conservan hasta un año, si llegan.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 01. Entrantes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Aceitunas

  1. Qué buenas las aceitunas caseras!! Me trae muchos recuerdos de mi niñez, cuando partíamos en la cocina las aceitunas que le regalaban a mi abuela (les dábamos un golpe seco con un martillo especial de madera) y ella preparaba su aliño secreto (que se llevó a la tumba) y que haciendo memoría del sabor debía de consistir en sal, vinagre, tomillo, orégano, romero (no sé exáctamente si eran estas hierbas), hinojo del campo y ajo. Hace unos años tuve la suerte de pasar dos inviernos en una casita cerca de Canillas de Aceituno (un pueblecito en el campo en la provincia de Málaga), y entre otras muchas cosas (naranjas, limones, mangos, granadas, aguacates, almendras…) había también olivos y probé a aliñar las aceitunas, y la verdad es que se parecían mucho al sabor de las de mi abuela, lástima de no haber apuntado lo que le eché.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s